Veinte años de “Load”, el disco de la controversia

metallica-1996-load-back-cover

En verano de 1996, METALLICA, daban un fuerte puntapié en las partes bajas con la edición de “Load”. Así es, para muchos, ese disco fue un golpe inesperado, un sacrilegio, una ofensa… pero, ¿sabéis qué? No creo que fuera para tanto. Hoy, visto con la perspectiva de los años, sigo en mis trece: “Load” es un gran disco. En aquella época, si eras heavy de pantalón pitillo, tocaba despreciar el fenómeno “chándal metal”, que venía pegando fuerte gracias a grupos como LIMP BIZKIT o KORN. También teníamos vigente el apogeo del grunge, que, de la mano de NIRVANA, se paseaba por la cima de las listas de éxitos sin premeditación alguna. El contexto era ese, añadiéndole que dos de los grandes, como IRON MAIDEN y JUDAS PRIEST, pasaban por un enorme bache, gracias a que sus vocalistas emblema habían abandonado sendas formaciones.

load-metallica-portadaPor suerte, ¡teníamos a METALLICA! Tras ese sensacional “disco negro”, de 1991, los de San Francisco venían a salvarnos del desastre. En aquella época, sin internet, ni whatsapp, ni redes sociales… era difícil hacerse una idea de la dirección que una banda tomaba. Hoy, quieras o no, estás al día de la actualidad de los grupos, por lo que andas prevenido, pero antes no. Habían pasado cinco años desde la publicación de “Metallica”, cuando la banda vestía riguroso negro y lucía larga cabellera, y lo primero que vemos en las revistas es a una banda con camisetas de tirantes blancas, rímel, puros habanos y, lo que más dolió, ¡el pelo corto! ¡METALLICA se habían cortado el pelo! La caja de Pandora quedaba destapada de par en par…

Load” se ponía en circulación en junio de 1996, precedido por una portada de la cual se decía que era una muestra de semen con sangre de Kirk Hammett. ¡Toma ya! Más tarde, supimos que no era así. Bien, lo primero sí es cierto: es sangre y semen, pero de oveja, fotografiado entre dos láminas de Plexiglás, por el polémico artista Andrés Serrano, en 1990. El nombre de la obra original es “Blood And Semen III”. El logo, también había evolucionado. La verdad es que resulta un tanto horrible, eso hay que reconocerlo, pero bueno, ahí quedó: un símbolo más de que METALLICA iban a dar de qué hablar. En su interior, catorce cortes densos, con producción semejante a la del predecesor, grabados por Randy Staub, en los estudios The Plant (California), nuevamente con el productor Bob Rock a los mandos. En realidad, “Load”, no era más que una manera de seguir profundizando en la evolución que ya supuso el disco “Metallica”, añadiendo incluso talk box a la guitarra (véase el gran “The House Jack Built”) y más uso del wami, pero parece ser que muchos se quedaron con en el exterior. No se pararon a disfrutar de la música. ¿No dicen que la belleza está en el interior?

El disco que causó la controversia venía precedido por el clip de “Until It Sleeps”, un vídeo claramente inspirado en la obra pictórica de El Bosco. Ese “Jardín De Las Delicias” que recreó Samuel Bayer, director de vídeos como el “Smells Like Teen Spirit” de NIRVANA, resultó ideal para dar vida a una letra inspirada en el dolor y sufrimiento que el cáncer puede provocar en el ser humano. También tuvieron videoclip los temas “King Nothing”, “Mama Said” y “Hero Of The Day”, este último por partida doble. Y es que, a su paso por el Palau Sant Jordi de Barcelona, METALLICA interpretó el tema repetidas veces para publicar, posteriormente, un vídeo basado en esa actuación. Un bonito regalo para los fans catalanes. “Mama Said”, por su parte, es otro de los grandes temas de “Load”, en el que se describe lo que sería una relación dificultosa entre madre e hijo. Tampoco está mal “Ain’t My Bitch”, corte que abre el listado de canciones, ni la siguiente “2 x 4”, una composición que la banda ya venía interpretando en directo antes de que el disco viera la luz. También merece nuestra atención el último tema, “The Outlaw Torn”, un corte rudo, extenso, quizás el más denso del disco, y que iba a ganar protagonismo años después, gracias a los arreglos orquestales que compuso Michael Kamen y que quedaron registrados en el disco “S & M”, de 1999.

En definitiva, creo que muchos estaréis de acuerdo conmigo en que “Load” es mucho mejor, o en su defecto más original, que, por ejemplo, “Death Magnetic” (2008), el disco que supuso la redención de METALLICA, pero que al fin y al cabo no es más que un refrito de “…And Justice For All” (1988). Además, “Death Magnetic” tiene una producción bastante deficiente, muy polémica por cierto. “Load”, al menos suena potente y apuesta por una evolución, sin hacer caso al qué dirán, y eso, al menos bajo mi punto de vista, es de admirar. La verdadera esencia de un grupo radica en ofrecer al público lo que le viene en gana en ese momento, no en hacer lo que sus fans esperarían de ellos. Para gustos colores… No hay duda de que con este disco, que ahora cumple veinte años, la banda perdió fans, por un lado, pero ganó muchos más por otro. Eso es así. Si METALLICA ya era popular, a partir de ahora, los “four horsemen”, iban a llegar a todos los rincones.

Publicado por Ivan Allué en Metalcircus.com

Anuncios

Un comentario en “Veinte años de “Load”, el disco de la controversia

  1. […] Como era de esperar, “Re-Load” fue menospreciado por la gran mayoría. Para quienes quedaron desencantados con el cambio de estilo que la banda había experimentado a mediados de los noventa, esta nueva entrega no era más que una excusa para seguir poniéndolos a caldo. METALLICA, llevaban un año soportando reproches, así que, imagino, tenían muchas esperanzas puestas en “Re-Load”. Tras su edición, hicieron varias presentaciones en pequeñas salas, como el Docks Club, de Hamburgo. Un concierto que fue televisado, y en el que pudimos percibir a unos METALLICA visiblemente enfadados con el mundo. Por lo que a mí respecta, si os soy sincero, a pesar del mejor sonido, pienso que “Re-Load” quedó un pasito por detrás de “Load”. Visto con detenimiento, parece ser un disco contenedor de lo desechado en “Load”. Por mucho que la banda nos vendiera a ambos como disco doble, con un año de por medio, “Re-Load” no deja de ser un álbum con material reciclado. Y eso es peligroso. La mejor producción y el abuso de medios tiempos, en cierto modo, logró que “Re-Load” sonara más heavy, así que, en ese aspecto, algún sector de la crítica quedó satisfecho. Pero, como suele ser habitual, no es oro todo lo que reluce. Si me dieran a escoger, aunque tengo especial cariño por el que aquí nos ha ocupado, me quedo con “Load” (si queréis leer mi artículo sobre “Load” haced clic aquí). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s