¡El heavy metal también es cultura popular!

No sé si os fijasteis, aquellos que acudisteis a la pasada edición del festival “Rock Fest Barcelona 2015”, en una de las varias pintadas que había a la entrada del recinto. La que más me llamó la atención fue ésta, la que ilustra la foto: “Sí a la cultura popular, no a los macro-conciertos en el parque”. No paré de darle vueltas al asunto durante todo el festival, intentando encontrar una justificación a la frase y poniéndome en la piel de quien la escribiera: ¿Acaso el heavy metal no es cultura popular? Y si el autor de la frase entiende cultura popular como la hecha por y para el pueblo: ¿Acaso no había un grupo local, ASPHYXION, abriendo el festival? ¿Acaso no había público residente en Santa Coloma disfrutando de una propuesta cultural?

Siempre he considerado la música como un bien cultural, de todos… y, efectivamente, pese a quien pese, el heavy metal forma parte del pastel. Si tomamos al pie de la letra la reflexión de Joan-Elies Adell, autor de diversos ensayos sobre la música y la cultura digital; “El adjetivo ‘popular’ y su correspondiente inglés, popular, no significan tan solo ‘del’ pueblo, sino también ‘hecho para’ el pueblo…”[1], e indagamos un poco más en el contenido de su libro “La Música En La Era Digital“, podemos interpretar en la reivindicación de la foto que, tal vez, los convecinos de Can Zam quieren disfrutar de espectáculos folklóricos, entendidos como toda aquella música de tradición oral; toda aquella clase de música lo más alejada y lo más ajena posible a esa otra música vinculada y radicada a la industria del espectáculo, no de macro-conciertos de consumo masivo.

wacken-cuernosTal vez, disfrutar de ASPHYXION en una sala o bar de Santa Coloma, y no formando parte de un mega-festival con todo el ánimo de lucro del mundo, sí tendría ese punto de folklórico. El hecho de colocar a esta banda de thrash frente a las grandes masas que acuden al “Rock Fest Barcelona” parece ser que contamina el sentido estricto de “hecho para el pueblo”, y lo transforma en “hecho para las masas”. Ahora bien, no debemos olvidar que las bandas que acuden a este festival son bandas de culto, por llamarlo así, forman parte de una cultura muy concreta que, habitualmente, subsiste al margen de los grandes medios de comunicación y de los esquemas que marcan los emporios del entretenimiento. Vale, algunas de ellas viven acomodadamente de la música y forman parte de la industria, pero nunca hay que olvidar de dónde vienen y el porqué de su posición actual. Creo que nadie les ha regalado nada.

Aún no sé a qué tipo de cultura popular se referirá exactamente la pintada, pero no cabe duda de que nosotros también pertenecemos a un colectivo con unas señas de identidad muy marcadas, estrechamente ligado a un tipo de música: el heavy metal, que tiene su lugar dentro de la música popular contemporánea. La música popular contemporánea, según Simon Frith, crítico y sociólogo especializado en la música popular, ofrece el placer de la auto-identificación, auto-identificación que es inmediata en el heavy metal y, en este caso, está ligada a la intensidad de la música en tanto que sonido.

metalero_borrachoEn fin, la frase de la foto da para mucho, y a mí no me deja de parecer contradictoria. Si su autor pretendía protestar por el impacto medioambiental que suponen este tipo de eventos, estoy totalmente de acuerdo con él. La humanidad es “cerda” de por sí, incívica, egoísta… y el colectivo heavy metal, por desgracia, no se libra de esos adjetivos. Siempre habrá excepciones, claro está, pero, quien más y quien menos, todos hemos sido testigos de auténticas barbaridades acudiendo a festivales y conciertos: gente meando donde no toca, vomitando, destrozando mobiliario, tirando los vasos de plástico al suelo (ésta práctica es de las más habituales), etc. Y claro, eso la gente ajena al metal lo ve, con lo cual, se empaña nuestro prestigio y se siguen alimentando los clichés.

Por el contrario, si con la pintada pretendía “informar” de que el heavy metal no es cultura popular, decirle que está totalmente equivocado y que se informe antes de malgastar espray a lo tonto. Al margen del debate “hecho para el pueblo/hecho para las masas”, añadir que el heavy metal es cultura en tanto que a contenido y discurso. Como decía Arturo Pérez Reverte, en su artículo “Corsés Góticos y Cascos De Walkiria” (podéis leerlo aquí), la palabra cultura no es ajena a una parte de este mundo llamado heavy metal. Nosotros también vemos buen cine y leemos buenos libros con pasión desaforada. Y nuestros queridos grupos escriben sobre Mesopotamia, Egipto, “La Ilíada”, “La Odisea”, el mundo romano o el ciclo artúrico… y se inspiran en “Blade Runner”, “Dune”, las antiguas cintas de serie B, “El Señor De Los Anillos”, “El Cantar Del Mío Cid”, la Revuelta Comunera de Castilla…

Ahora sé –lamento no haberlo sabido antes– que la música metal es también un mundo rico y fascinante, camino inesperado por el que muchos jóvenes españoles se arriman hoy a la cultura que tanto imbécil oficial les niega. El grupo riojano Tierra Santa es un ejemplo obvio: su balada sobre el poema La canción del Pirata consiguió lo que treinta años de reformas presuntamente educativas no han conseguido en este país de ministros basura. Que, en sus conciertos, miles de jóvenes reciten a voz en grito a Espronceda, sin saltarse una coma” (Arturo Pérez Reverte).

¡A buenas horas amigo Reverte!

Publicado por Ivan Allué en Metalcry.com


[1]Adell, Joan-Elies. La música en la era digital. Ed: Milenio. Lleida (1998). Pag 31.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: