Dover, sala Razzmatazz II – Barcelona – 15/11/2013

Dover-DCTM

Dover convence con su regreso al Rock’n’Roll

A lo largo de la vida, siempre hay fechas que se te quedan marcadas a fuego en la retina de la memoria. Para todo hay una primera vez, y en mí caso, el primer concierto en sala cerrada que presencié fue el de DOVER; por aquella época la banda alternativa más importante del rock español, todo un fenómeno masivo, gracias a “Devil Came To Me” (1997). Con ese segundo álbum, la banda de las hermanas Llanos conseguía su primer Disco de Oro, y alcanzaría después los cinco Discos de Platino, convirtiéndose en el primer superventas de la historia de la música independiente española; llegándose a publicar en Alemania, Francia, Italia, Holanda, Grecia y Portugal, entre otros países. ¡Casi nada!

Dover_Barcelona_15_11_2013_Metalcry

Cristina Llanos al frente de DOVER

El viernes 12 de diciembre de 1997, DOVER presentaban el disco en la capital, Barcelona, esperando mejor acogida que en su anterior visita, cuando daban a conocer su álbum debut, “Sister” (1995). Menuda sorpresa se llevaron; “reventaron”, literalmente, el por entonces llamado Zeleste, con un “Devil Came To Me” debajo del brazo que, como hemos visto, rompió todos los moldes. El éxito masivo les duró varios años, y seguramente a día de hoy pueden seguir viviendo de la música, pero, poco a poco, el fenómeno DOVER se fue desinflando. El público más rockero les fue dejando de lado, sobre todo gracias a sus flirteos con la electrónica, pero el grupo no quiso estancarse en el rock, lo cual es totalmente comprensible. Parece ser que con el tiempo siempre acaba aflorando la vena rockera, más aún cuando se cumplen quince años de la salida de “Devil Came To Me”, así que las hermanas Llanos se deciden a conmemorar ese disco con una gira de la vieja escuela, llena de distorsión y ni hablar de electrónica.

Dover_Barcelona_15_11_2013_Metalcry_1

Samuel Titos, no le vimos la cara en todo el concierto

Fanático de DOVER en mis años mozos, reconozco que desde Late At Night” (1999) les había perdido la pista completamente, así que con este show recuperaba nuevamente el contacto con el grupo. Aquél 12 de diciembre de 1997 fue una fecha inolvidable para servidor, como bien he dicho, viviendo el concierto al máximo, como buen adolescente que se precie: con pogos, empujones y dejándome la piel en la pista. Gracias a la perspectiva que me ofrece el paso del tiempo, esta vez ha sido totalmente distinto. Con los años, te vas alejando de las primeras filas a las últimas, y disfrutas de la música en directo más que de darte de leches con tus semejantes en sudorosas batallas por ver quién es el más heavy. Así que, tras hacer las fotos, me dispuse a vivir el espectáculo como se merece: recordando viejos tiempos con cada canción que sonaba. Puesta en escena básica, ni tan solo telón de fondo, ¡Y a rockear! Tras más de quince años, la estética de las féminas de DOVER ha cambiado. Ahora, las hermanas Llanos se han subido a los tacones y usan ropa ceñida, por lo demás, pocas diferencias respecto a lo que recordaba de ellos, lo cual quiere decir que el espíritu que un día les encumbró como grupo revelación sigue vivo.

Dover_entrada_1997

He aquí una entrada para el recuerdo

En directo, continúan con la misma humildad de siempre; con Amparo explicando anécdotas entre tema y tema, y con Cristina fiel a esa voz resquebrajada que en su día fue pasto de las críticas más voraces por parte de la prensa. Al igual que sucede con Yosi (LOS SUAVES) u Óscar (LUJURIA), la cantante y guitarrista ha demostrado que esa es su seña de identidad, que no hace falta tener buena voz para vender miles de discos. En cuanto al público, aproximadamente una tercera parte del aforo de la Razz 2, pues decir que se volvía loco con los temas que a estas alturas todos estaréis imaginando. Hora y media de concierto inaugurada con “Rain Of The Times”, en que una temprana “La Monja Mellada” fue de las mejores recibidas, mientras que “D.J”, “Flashback” y “Serenade” lo ponían todo patas arriba. Al igual que en su anterior visita a la sala Music Hall, DOVER tocaron íntegramente el “Devil Came To Me”. Ya en la recta final, unos “Cherry Lee”, “Devil Came To Me” y “Loli Jackson”, de auténtico gozo, y un grupo prometiendo volver con nuevo disco, visto el éxito, tal vez en clave de rock. Los madrileños no atraen a las masas como antaño, tuvieron su momento de gloria y ese tren ya pasó, pero la gente que va a verles disfruta con ellos. Sin ninguna duda, fue una bonita experiencia. Orgulloso estoy de haber disfrutado nuevamente de DOVER en su medio natural; el rock’n’roll, ¡Cómo debe de ser!

Crónica publicada por Ivan Allué en Metalcry.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s