Nightwish, “Imaginaerum”

nightwish___imaginaerum

“Imaginaerum” es el séptimo  álbum de estudio de los fineses NIGHTWISH, un trabajo conceptual sobre el poder de la imaginación que, a la vez, inspira una película sobre la vida de un compositor demente que se encuentra en sus últimos días tratando de desvelar los entresijos de su memoria, y una obra maestra en toda regla, capaz de superar lo insuperable. Si pensabas que no había más que exprimir en NIGHTWISH tras la edición de “Dark Passion Play”, ¡espérate a escuchar “Imaginaerum”!

Tras la intro “Taikatalvi”, cantada por Marco en su lengua natal, “Imaginaerum” se abre con “Storytime”, un corte muy en la línea de “The Poet And The Pendulum”, de su anterior trabajo, para luego dar paso a “Ghost River”, más en la línea de álbumes como “Wishmaster”, con unas guitarras de la escuela VAN HALEN del “Ain’t Talkin’ ‘Bout Love” que dan miedo (de lo afiladas que suenan), coros infantiles, orquestas y la voz de Anette y Marco complementándose a la perfección, así como en “Last Ride Of The Day”, que podría ser el “Dark Chest Of Wonders” de “Once”.

De entre lo más destacable de “Imaginaerum” encontramos, por un lado, el sobresaliente trabajo de Anette, que se consolida como genial frontwoman de NIGHTWISH, cómoda con su voz en cada uno de los temas y apostando por la teatralidad cuando conviene, y por el otro, lo bien que huele todo a compositores de la talla de Danny Elfman o Hans Zimmer. Son testigo de ambas cosas, cortes al más puro estilo cabaretero como “Slow, Love, Slow”, que parece sacado de una película de David Lynch, o “Scaretale”, que por su parte parece hacerlo de un film de Tim Burton, desembocando luego en una especie de tema épico-tribal, estilo “El Rey Leon”, que se ha titulado “Arabesque”. Pero el clímax, para los amantes de la B.S.O, llegará sin duda con “Turn Loose The Mermaids”, al reconocer el silbido y relacionarlo con el western “El Bueno, El Feo y El Malo”  y su increíble “Ecstasy Of Gold” del maestro Morricone.

También hay lugar en “Imaginaerum” para el folk y la música celta, concretamente en “I Want My Tears Back”, con una melodía de flauta y violín prácticamente calcada a la instrumental de “Last Of The Wilds” de “Dark Passion Play”, pero esta vez cantada y con un aire más pomposo si cabe. En “The Crow, The Owl And The Dove” sucede lo mismo; pinceladas celtas y muy calmadita, con Marco y Anette compenetrándose, como lo hacen a lo largo de todo el redondo. Ésta es la única canción compuesta por Marco y de bien seguro que a muchos recordará aquel “The Islander” del anterior disco.

“Imaginaerum” se cierra con una especie de repaso instrumental a todos los cortes que lo forman (como ya hicieran LOS SUAVES en aquel que cerraba “San Francisco Express” llamado “Dios Es Suave”), en forma de outtro orquestada que lleva por nombre el mismo título, y que pone la puntilla a esta gran obra de arte que se han sacado los fineses de la chistera.

Si os soy sincero, ya con “Once” me resultaba imposible imaginar de que más eran capaces NIGHTWISH, pero llegó “Dark Passion Play” y el señor Holopainen se superó en sus composiciones, incluso teniendo el gran agravante de afrontar el cambio de una voz como la de Tarja. Cuando mi mente ya sí que no daba para más, tras ser testigo de lo bien que cuajaba Anette en el seno de la banda y de la dulzura que la vocalista imprime al sonido NIGHTWISH, llega este “Imaginaerum” y se vuelve a cargar todos los moldes establecidos, dando una nueva vuelta de tuerca a su música. Así es que mejor no poner límites a estos grandes artistas del metal sinfónico, porqué bien he visto que no los tienen.

“Imaginaerum” es una obra de matrícula, que se va a llevar el primer diez que jamás he puesto, ya que diez significa la perfección y creo que la perfección es imposible de alcanzar por mucho que se quiera, ya que no existe, pero, como pienso que en un disco de estas características todo son pros, y se ha parido como colofón de algo que ya se ha venido incubando desde que “Century Child” viera la luz en abril de 2002; un disco que ya marcó un punto de inflexión en la carrera de la banda cuando se apostó por coquetear con orquestas en algunos cortes como “Bless The Child” o “Beauty Of The Beast”, ¡creo que bien se lo merece!

Tracklist:

1. Taikatalvi
2. Storytime
3. Ghost River
4. Slow, Love, Slow
5. I Want My Tears Back
6. Scaretale
7. Arabesque
8. Turn Loose The Mermaids
9. Rest Calm
10. The Crow, The Owl And The Dove
11. Last Ride Of The Day
12. Song of Myself
13. Imaginaerum

Publicado por Ivan Allué en Metalcry.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s