Slayer, “Reign in Blood”

ReignInBlood

Metidos de lleno en un verano asfixiante como el que estamos viviendo, se me ha ocurrido reproducir en mi equipo el “Reign in Blood” de los californianos SLAYER, pensando que me ayudaría a soportar mejor el calor. Ya os digo de antemano que el remedio no parece funcionar, ahora bien, no os podéis imaginar la sensación que supone escucharlo a altas temperaturas, es como viajar al mismo infierno durante la media hora que dura el disco.

Hablando del infierno; resulta inevitable echar un vistazo a la portada, obra del ilustrador Larry W.Carrol, convertida en icono y referenciada del género por formaciones extremas como DIMMU BORGIR (vease “In Sorte Diaboli”), y no sentirse más cerca, todavía, del hogar de Lucifer.

Este clasicazo imprescindible del thrash metal se publicaba allá por 1986. Por entonces, la banda contaba con Dave Lombardo a la batería, Kerry King (aún con pelo) y Jeff Hanneman a las guitarras, y el carismático Tom Araya en las labores de bajista cantante. Gran culpa de que “Reign in Blood” entrara en el top 100 americano, escalando hasta la posición 47 en Inglaterra fue del prestigioso productor Rick Rubin (reclutado, años más tarde, por METALLICA para “Death Magnetic”) quien supo depurar el sonido de la banda sin perder ni un ápice de contundencia y brutalidad en el intento.

El vinilo, se abría con la rabiosa “Angel of Death”, tema que colocó la etiqueta de “fascistas” a los integrantes de la banda, por su letra referida al doctor nazi Joseph Menguele, conocido por sus aberrantes experimentos con los judíos apresados en Auschwitz. No pareció importarles ni lo más mínimo a los chicos de SLAYER que, ni cortos ni perezosos, adoptaron el símbolo nazi del águila sustituyendo, eso sí, la cruz gamada por el nombre del grupo y su habitual estrella satánica.

Volviendo a “Angel of Death”, el segundo tema más largo del álbum (4:51), debo decir que se me eriza cada pelo del cuerpo al escuchar el agudísimo chillido de presentación de Araya, recurso que utilizó con gran originalidad en otros temas de “Reign in Blood” como por ejemplo “Epidemic” o la brutal “Postmortem”. En cuanto a música; guitarras rapidísimas con solos electrizantes, baterías a 1000 por hora y riffs contundentes, sobretodo en la parte central, resultaban la tónica dominante del primer tema. Esta composición, sin duda a creado escuela dentro del thrash y de todo tipo de metal.

Más de lo mismo en la siguiente “Piece by Piece” que te llevaba inevitablemente a tocar tu air-battery sin descanso, igual que la speedica “Necrophobic”, donde escuchábamos las dotes del señor King a las seis cuerdas en un impresionante solo. “Altar of Sacrifice” y “Jesús Saves” resultaron un claro ejemplo de la temática controvertida que siempre ha caracterizado a los californianos, colocándose por méritos propios en las listas negras de innumerables asociaciones defensoras del cristianismo. “Criminally Insane” comenzaba con un Lombardo más rítmico y calmado a los parches, para tornarse más tarde en la frenética locomotora de siempre.

Cerrando esta obra maestra del thrash metal, se nos presentaba a modo de intro lluviosa “Raining Blood”, el tema más largo (4:58) y a la vez más aplastante de todo el redondo. Una clausura por todo lo alto que no dejaba títere con cabeza, me resulta inevitable hacer headbanging sin parar, hasta el trueno final que nos paraliza y empapa de la lluvia sangrienta de SLAYER que, a día de hoy, siguen dando caña como si no hubiera pasado el tiempo.

Antes de marcharme a por una cerveza bien fría que me devuelva al mundo de los vivos, debo añadir que cuento con una expanded edition de este “Reign in Blood” en mi discográfia que nos ofrece dos bonus tracks. El primero es un impresionante “Aggressive Perfector”, en el cual encontramos un encarnizado duelo entre las guitarras, apaciguado por las voces de Araya, desgañitándose con esos agudos que tanto me agradan. Este tema resulta ser de lo mejorcito del disco, con permiso de “Angel of Death” y “Raining Blood”, muy en la línea de estos. El segundo bonus es un remix del comentado con anterioridad; “Criminally Insane”.

Dicho esto, ahora sí puedo permitirme el lujo de saborear una buena cerveza e invitaros a que os hagáis con una copia (no pirateada) de “Reign in Blood”… y no dudéis en acudir a verlos en algún festival veraniego, de los que siempre cuentan con SLAYER en su cartel, no os defraudarán.

Publicado por Ivan Allué en Metalcry.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s